¿A qué edad mi bebé puede dormir solo en su cuarto?

Processed with VSCO with a6 preset

Después de nueve meses de preparación y espera, es completamente normal sentirse insegura sobre qué lugar es el mejor para dejar a tu pequeño e indefenso bebé después de salir de la maternidad. ¿Dónde y cómo es más seguro dejarlo dormir, contigo en la misma habitación o en su cuarto?

Algunos pediatras aconsejan que el bebé se quede hasta los 3 meses de edad, otros hasta los 6 meses y hay quienes recomiendan hasta el 1º año. Para ello, entre otros recursos, se han creado cunas específicas para poner al bebé pegado a la cama de sus padres.

Las razones para hacerlo son muchas. Las principales tienen que ver con facilitarle la vida a la madre, que necesita levantarse varias veces durante la noche para satisfacer las necesidades del bebé, y también la de reducir el riesgo de muerte súbita.

El concepto de cama y cuarto compartido divide bastante la opinión de los especialistas, pero se sabe que los niños que pasan más tiempo durmiendo en la habitación con sus padres tienen más dificultades en el momento de la transición y para adquirir autonomía.

Si tienes dudas sobre lo que es lo mejor para ti y tu bebé a la hora de dormir y cómo hacer que duerma bien y seguro toda la noche, sigue leyendo.

Los bebés pueden aprender a dormir en su cuarto durante los primeros meses

La verdad es que tu bebé nace listo para dormir en su cuarto, en la cuna, y solo necesita tu ayuda y aliento para aprender a hacerlo mucho antes de lo que piensas. Y eso no significa ninguna maldad o frialdad de tu parte.

Si desde los primeros días ponen a tu bebé en su propia cuna, montada en su cuarto, que pasaste parte del embarazo ordenando, organizando y decorando, se acostumbrará más fácilmente.

Para que eso suceda, hace falta constancia y un poco de paciencia al principio. Esto se debe a que tu bebé necesita regular el ciclo circadiano, producir melatonina y adaptarse al ritmo del nuevo ambiente y de la familia.

La principal recomendación de médicos y especialistas sobre enseñarle al bebé a dormir solo se vincula totalmente a la creación de una rutina de sueño, que debe realizarse todas las noches, prácticamente a la misma hora, durante un largo período de la vida del bebé.

 

La importancia de la rutina del sueño del bebé

Los médicos y los especialistas coinciden en que los bebés necesitan una rutina. Tener un patrón para que todo suceda ayuda al cerebro del bebé a asociar ciertas acciones con ciertos comportamientos.

Cuando se habla del sueño del bebé, tener una rutina es fundamental para que aprenda a dormir solo durante más horas de forma paulatina, llegando a las 11 o incluso 12 horas seguidas, sin interrupciones para alimentarse.

Preparar actividades como darle un baño, hacerle un masaje, ponerle ropa cómoda, amamantar, acunarlo, cantarle y ponerlo en la cuna casi dormido son parte de un proceso de aprendizaje que debe formar parte de la vida de toda la familia.

Notarás que a medida que pasa el tiempo, tu bebé empieza a entender lo que está pasando y la hora de dormir se convierte en una parte agradable del final del día.

Pero si aún te sientes insegura de dejarlo solo en su cuarto, por varios factores, conoce algunas precauciones que debes tomar para evitar, por ejemplo, la muerte súbita.

 

Cómo prevenir la muerte súbita

Una de las preocupaciones de las madres sobre la edad mínima para que los bebés duerman solos en su cuarto se refiere al riesgo del síndrome de muerte súbita (SMS), la principal causa de muerte en bebés menores de 1 año.

Todavía no se conocen las causas, pero existen algunas pautas que ayudan a prevenir este y otros problemas que pueden ocurrir mientras el bebé duerme.

 

– Poner al bebé a dormir siempre boca arriba

En el pasado consideraban que esta posición era peligrosa. Actualmente, los pediatras la aconsejan para reducir el riesgo de atragantamiento, respirar mejor y girar la cabeza con mayor facilidad en caso de regurgitación.

 

– Quitar protectores de cuna, peluches, almohadas, sábanas y mantas.

Todos estos artículos son hermosos, pero aumentan el riesgo de asfixia para el bebé. Lo mejor es dejar al bebé acostado sobre un colchón firme, una sábana de las que tienen elástico, que es menos probable que se suelte. Si hace frío, los pediatras recomiendan que usen más capas de ropa. Una sugerencia es un body, pantaloncito, un mono más abrigado y medias, y si hace demasiado frío, guantes.

 

– No dejar que el bebé duerma en la misma cama que los padres

Aunque algunos especialistas recomienden la cama compartida, el riesgo de asfixia por parte de uno de los padres es grande.

 

Obtén ayuda profesional

El sueño del bebé es realmente un tema que plantea muchas dudas a la mayoría de las mamás. Y no solo las primerizas pasan por esto. Como cada bebé es único, la historia sobre cómo hacer dormir al bebé se repite con cada embarazo.

Para enseñarles a mamás como tú a hacer dormir a su bebé los primeros meses, en la cuna, en su cuarto y sin que haga falta dejarlo llorar se creó el curso Bebé Dormilón.

El curso fue diseñado por Karla Mendonça, estudiante de Maestría en Educación de la Universidad de Florida, Estados Unidos, con posgrado en neuropsicopedagogía y en neurociencia, coach integral sistémica, analista de perfil conductual, especialista en sueño infantil, nutricionista y madre de Edu y Gu.

A través de cursos online, con orientación y consulta con un especialista, aprenderás, así como miles de mamás, a aplicar técnicas para que tu bebé duerma. Para saber más, entra en contacto o visita nuestras redes sociales @bebedorminhoco, en Instagram y @bebedorminhoco.com.br, en Facebook.

Share

Karla Mendonça

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *